Archivo de la etiqueta: comidas de negocios

Protocolo en comidas de negocios

Todo lo que hagas y dejes de hacer enviará mensajes por ti.

Al hacer negocios, una de las formas más utilizadas, es hacer comidas de negocios, puesto que se busca un ambiente agradable y propicio para discutir las condiciones generales del negocio y algún otro tema de interés adicional.

Todo lo que hagas y dejes de hacer dentro de una comida de negocios, mandará mensajes de ti, por lo tanto, es muy importante que esto te favorezca para mejorar tu imagen o la de tu empresa ante tu cliente.

¡Considera los siguientes puntos que te ayudarán a cerrar tratos en comidas de negocios!

El lugar que elijas hablará por ti.

Si tú eres el encargado de elegir el lugar donde se desarrollará la comida de negocios, debes considerar que éste será la cara de tu empresa, por lo tanto debes elegirlo con mucha mesura.

Aquí te dejamos 3 Consejos al elegir un restaurante para la comida de negocios:

1. No pruebes un nuevo restaurante con un cliente o potencial cliente. La razón es muy sencilla; si tu nueva experiencia en ese restaurante es mala, ¡imagínate la experiencia de tu cliente!

2. Procura seleccionar restaurantes de comida variada. De esta manera fomentarás la facilidad a la hora de ordenar de tu invitado.

3. Lo que piense tu cliente del restaurante que elijas, se permeará hacia tu imagen. Elígelo pensando en las impresiones que generará.

¿Qué debo ordenar?

Aunque no lo creas, lo que ordenes y cómo lo ordenes, dirá mucho de ti y de tu estilo de vida. Hay ciertas recomendaciones entorno a este tema; tales como quién debe ordenar primero o qué es lo más correcto pedir de bebidas o alimentos. Vamos por partes.

El primero en ordenar debe ser el invitado, por lo que si tú eres el anfitrión, cédele la palabra a la hora de pedir sus bebidas y/o alimentos.

El alcohol es un tema delicado. La clave es la moderación

En cuanto a qué debes ordenar, dependerá enteramente de tu invitado. Si éste ordenó una bebida alcohólica, procura hacer lo propio, evitando así que se sienta agredido. Así mismo, si tu invitado decidió no tomar alcohol, ¡no dañes tu imagen pidiéndolo tú!

Una gran opción, por su practicidad, es una ensalada.

Habiendo superado el primer paso de las bebidas, llega el momento de ordenar los alimentos, en el que hay un Consejo infalible que debes tomar en cuenta:

¡Evita ordenar cosas difíciles de comer!

Entendemos que en tu casa puedas comer esas costillas barbecue que tanto te gustan, sin importar mancharte, pero aquí tendrás que guardar la compostura.

La idea al ordenar tu platillo es que te permita conversar de manera fluída; una ensalada será tu mejor aliada en este sentido.

El negocio se trata hasta la hora de los postres.

Uno de los errores más comunes, es empezar a tratar el negocio desde el momento que llegan al restaurante.

Lo más adecuado es “romper el hielo” con temas de interés común para establecer empatía y confianza, para que cuando llegue el momento de los postres, se pueda hablar con más seguridad acerca del negocio como tal.

¡El que invita paga!

Uno de los temas más complicados, es el de pagar la cuenta. Irónicamente, aunque a nadie le gusta pagar, ¡éste es el momento en el que todos quieren hacerse cargo!

La regla de “el que invita paga” es muy sencilla, y la razón es que la persona que invitó a comer, es la que está interesada en establecer un vínculo laboral.

Si tú eres el responsable de pagar la cuenta, te recomendamos pagar con alguna tarjeta y ser generoso con la propina. Este detalle, además de ser favorable para el mesero, habla muy bien de ti.

Las comidas de negocios pueden determinar si se establece o no una relación profesional, por tanto, sigue estas recomendaciones y ¡cierra el trato!

                                 ¡Cierra el trato!

www.consejosimagen.mx

Por: Humberto Gutiérrez Villarreal